silbale

En el Perú el acoso sexual callejero se consideraba un mal menor, a tal punto que muchos grupos se manifestaban con el fin de promover una ley que sancionase a los acosadores callejeros. Pero sus esfuerzos eran en vano. Everlast, una marca que busca transmitir el espíritu de lucha y empoderar a los mujeres, tomó las riendas promoviendo una campaña diferente: se asoció con la ONG que canalizaba la recogida de firmas y potenció su lucha para contribuir a que la ley fuese aprobada. Hoy día, el acoso sexual callejero en el Perú es ya un delito.